Vergonya

Vergonya barcenas

Vergonya dels 22M€ d’en Barcenas i molt especialment de la seva esquiada al Canadà
Vergonya d’en Rajoy que fins fa dos dies encara li pagava el sou
Vergonya d’en Duran i el robatori de Unió de diners per a formació per aturats
Vergonya de l’Urdangarin, de la Infanta i del Rei
Vergonya d’en Bustos
Vergonya de l’Oriol Pujol i el cas de les ITV
Vergonya que es vagi més de pressa a crear un gabinet de crisi per unes escoltes entre polítics, que per una dona sense ull per culpa d’una pilota de goma
Vergonya de la quantitat de desnonaments i de pisos buits, i de vides arruïnades per sempre, degut a una estafa piramidal creada per els bancs i les grans constructores
Vergonya al tractament de la casta política cap a una proposta de sol·lució signada per 1.402.854 persones: la iniciativa legislativa popular de la plataforma d’afectats per la hipoteca
Vergonya de la connivència dels partits polítics amb els bancs
Vergonya dels 6 milions de persones que no tenen feina i de la inacció davant d’aquest fet
Vergonya que els diputats catalans s’hagin augmentat el sou a base de portaveus i més portaveus
Vergonya de la infinita distància entre la oligarquia política que ens governa i la realitat del carrer
Vergonya dels partits polítics, del seu finançament i de les subvencions desproporcionades que reben
Vergonya dels sindicats
Vergonya de la gran estafa que van muntar els bancs i que hem pagat i seguirem pagant tots (més de 1.000€ per cada espanyol)
Vergonya d’una política de retallades a Europa que només beneficia els bancs alemanys
Vergonya que mentre es retalla en educació pública es subvencionin escoles de luxe religioses
Vergonya de veure cada dia mentides als diaris
Vergonya de la falta de respecte per la democràcia més bàsica
Vergonya per la estafa de les elèctriques amb el dèficit de tarifa
Vergonya per tots els ex-polítics que cobren per els serveis prestats als consells d’administració de grans companyies
Vergonya, vergonya, vergonya, vergonya, vergonya…..

Et quedaràs a casa aquest dissabte?

Aquest dissabte està convocada la primera manifestació global i els mitjans no en parlen.

Aquest dissabte hi ha convocada la que serà la primera manifestació global.
Des del Japó als Estats Units, més de 600 ciutats de 40 països han convocat manifestacions, i aquí ningú en sap res. Els mitjans no es parlen.
Aquest dissabte cal que sortim a fer sentir la nostra veu.


It’s time for us to unite · It’s time from for them to listen · People of the world, rise up!
És hora que ens unim · És hora que ens escoltin · Prenguem els carrers del món!

El 15 d’octubre gent de tot el món prendrà els carrers i les places. Des d’Amèrica a Àsia, des d’Àfrica a Europa, les persones s’estan aixecant per reclamar els seus drets i demanar una autèntica democràcia. Ara ha arribat el moment d’unir-nos tots en una protesta mundial no violenta.

Els poders establerts actuen en benefici d’uns pocs, ignorant la voluntat de la gran majoria, sense que els importi el cost humà o ecològic que hàgim de pagar. Aquesta intolerable situació ha d’acabar.

Units en una sola veu, farem saber als polítics i a les elits financeres a qui serveixen, que ara som nosaltres, la gent, els qui decidirem el nostre futur.

No som mercaderia en mans de polítics i banquers que no ens representen.

El 15 d’octubre ens trobarem als carrers per engegar el canvi global que volem. Ens manifestarem pacíficament, debatrem i ens organitzarem fins a aconseguir-ho.

És hora que ens unim. És hora que ens escoltin.

Prenguem els carrers del món el 15 d’octubre!

Troba la convocatòria més propera aquí

La manifestació invisible

Aquest dimecres a la tarda, cap a 10.000 persones es van manifestar pacíficament per el centre de Barcelona.
Cridaven en contra de les retallades en educació i sanitat, en contra de la classe política -que conserva tots els privilegis-, contra els bancs que han creat la crisi i no la pateixen, i tantes altres coses que ens haurien de fer sortir al carrer a tots cada dia.

La sorpresa, però, l’he tingut aquest matí quan he passat per el quiosc. La manifestació no havia existit. No ha sortit a cap portada de diari (ni tan sols en petit), La Vanguardia ha publicat només en una pàgina interior, en un racó a l’esquerra i a peu de pàgina (la part més invisible del diari) que els mossos havien impedit als manifestants accedir al parlament. L’Ara ha publicat només una ‘fotonotícia’, és a dir una fotografia amb un peu parlant de la manifestació.

Que 10.000 persones es manifestin per els carrers de Barcelona -No és notícia?!!!

Si haguessin trencat uns quants aparadors, -Haurien estat portada?

Em sembla, que el primer problema d’aquesta democràcia no són els polítics, tampoc ho és la regla (o fórmula) D’Hondt. El primer repte és aconseguir uns mitjans de comunicació verdaderament independents del poder polític i financer. Ens cal una societat ben informada si volem canviar les coses.

Una democràcia no en té prou separant el poder judicial, el legislatiu i l’executiu. El què cal són uns mitjans de comunicació i uns partits polítics verdaderament independents del poder financer.

Cal una verdadera separació de poders: cal separar el poder polític, del poder judicial, del poder financer, del poder dels mèdia.

Cal un sistema financer al servei de la societat, però ara tenim una societat controlada pel sistema financer.

“Los ciudadanos debemos tomar las riendas” Gunnar Sigurdsson, documentalista islandés.

Revolución ejemplar

La crisis financiera islandesa llevó al país a la bancarrota. A finales del 2008 su deuda bancaria equivalía a varias veces su PIB. El Parlamento propuso que la pagaran las familias con una cuota mensual durante los próximos 15 años al 5,5% de interés. Pero el pueblo dijo no y decidió juzgar a los responsables de la crisis: varios banqueros y ejecutivos fueron detenidos y acaba de empezar el juicio al ex primer ministro, Geir H. Haarde. El pueblo se ha organizado mediante asambleas y está modificando la Constitución. “Ha sido una revolución contra el poder político-financiero neoliberal que nos ha conducido a la crisis”, dice Gunnar. Su documental Maybe I should have cuenta los hechos.

Un día estaba sentado delante de la tele escuchando como los políticos negaban la crisis… Me entraron ganas de tirar dardos contra la pantalla, pero en lugar de eso creé el Foro Abierto Cívico.

Pues tiene que estar orgulloso de lo que han logrado.

Hemos hecho dimitir al Gobierno al completo y se han nacionalizado los principales bancos. Por votación popular, nos negamos a pagar la deuda que estos contrajeron con Gran Bretaña y Holanda a causa de su execrable política financiera. Y estamos juzgando al primer ministro que permitió el desastre.

 

Son ejemplo en el mundo.

Hemos pagado un alto precio: nuestras instituciones nos han decepcionado, los banqueros nos han robado y el Gobierno los ha apoyado. Hemos descubierto que su avaricia, corrupción y nepotismo no tiene límites. Llevaron al país a la bancarrota.

Y usted lo ha contado en una película.

En el 2008 creía que vivía en el país menos corrupto del mundo, en armonía con el Gobierno y los bancos… Trabajaba en marketing y dirigía teatro. Compré un apartamento de 60 m2 con la ayuda de mi banco y un coche con un crédito en divisa extranjera.

Pero el sistema se colapsó.

Yo, como muchísimos islandeses, tuve que devolver el coche y, encima, debo dinero porque la corona bajó en picado. Me subieron el precio de la hipoteca, que ya no puedo pagar. Me quedé en la indigencia y por primera vez salí a la calle a protestar.

De perdidos, al río.

La corona islandesa perdido un 58% de su valor, la inflación se disparó hasta el 19%, la economía se contrajo un 7% (2009) y sufrimos la emigración más grande desde 1887. Decidí averiguar lo sucedido haciendo un documental.

¿Por dónde empezó?

Lo que pasó en Islandia entre el 2003 y el 2008 es que el Gobierno concedió poder total a los financieros, que usaron el favor político para hacerse ricos. Los bancos fueron nacionalizados, pero el dinero de los ricos desapareció… Así que decidí seguir al dinero: viajé a Londres, Guernsey, Luxemburgo y Road Town, las Islas Vírgenes.

¿Qué halló?

Corrupción. Hasta entonces no había oído hablar de Tórtola, Islas Vírgenes británicas, con 30.000 habitantes y 620.000 empresas registradas; muchas islandesas.

Entiendo.

Mientras países como el Reino Unido, Estados Unidos o Islandia permitan que compañías que operan en sus países puedan registrarse en islas como Tórtola, las Caimán o incluso Luxemburgo, expresamente para no pagar impuestos, entonces no cambiará nada.

Cierto.

Estas empresas usan los servicios que los países otorgan a la ciudadanía, pero desaparecen a la hora de pagar impuestos. Toda la gente que había estado jugando en bolsa a lo grande (muchos de ellos con información privilegiada) se llevó el dinero y dejó las deudas. Nada de eso sería posible si la sociedad protestara y pidiera cambios.

¿Qué ha averiguado de la conexión entre política y negocio?

Es absoluta, y los políticos deberían estar fuera del negocio. En todo el mundo los bancos funcionan por amiguismo y nepotismo; no hay tasas para los amigos.

Nos han dicho que si no rescatábamos a los bancos nos hundíamos con ellos.

Eso es lo que dicen los bancos, que no podemos vivir sin ellos, pero podemos; nosotros lo hemos demostrado. Todos esos intereses que nos cobran no tienen sentido; yo quiero pagar para mejorar la sociedad, no para que se enriquezcan los bancos. Cuando hay una crisis se recorta la sanidad, las pensiones, la educación… ¿Por qué no recortamos el dinero del que se nutren los bancos? Este sistema se ha hundido, necesitamos un cambio.

¿Cómo perfilaría ese cambio?

Es difícil decirlo en pocas palabras, pero los bancos no deberían jugar en bolsa con nuestro dinero, y debemos cortar las relaciones entre la política y los negocios.

El descontento es general.

Fíjese que los banqueros, los que han provocado la crisis, siguen estando al cargo de los bancos; nadie ha dimitido. ¿No deberían ser otros los que gestionen la salida de la crisis?

Reclamamos el Estado de bienestar, pero nos dicen que ya no es posible.

  Debemos tener casa, sanidad, educación y trabajo; para eso pagamos impuestos, para eso están los políticos… Pero para el poder financiero que gobierna el mundo lo importante son los beneficios y no las personas. Los ciudadanos debemos tomar las riendas.

¿Qué futuro vislumbra?

La clase media es la que trabaja y paga impuestos y, pese a ello, sigue admirando e imitando a los ricos, que se llevan el dinero a paraísos fiscales. Hay que admirar a las personas por lo que tienen dentro y no fuera. Y no tiene sentido que un futbolista gane mil veces más que una persona que cuida de un anciano; es ridículo. Podría ganar cien veces más, pero mil… Deberíamos cuidar los unos de los otros.

La tendencia es recortar sanidad, educación y atención a los más necesitados.

Hay que poner a las personas por encima de los beneficios. Y nosotros, los ciudadanos de clase media, tenemos mucho más poder del que creemos: ponemos y quitamos gobiernos; responsabilicémonos.

Pots llegir l’article original a La Vanguardia